Curiosidades del Teatro Argentino

La historia de este teatro se remonta a fines del siglo XIX, cuando vecinos de la naciente ciudad de La Plata, concibieron la idea de dotar a ésta de un teatro de envergadura. Nació así, en 1885, la Sociedad Anónima Teatro Argentino que adquirió la manzana que ocupa el actual edificio.
El proyecto de construcción fue llevado adelante por Leopoldo Rocchi, arquitecto italiano, quien ideó una estructura según los modelos de su país, dotando a la construcción de un estilo renacentista. Las obras comenzaron en 1887, con un tiempo estimado de tres años.

Desaparecido Teatro Argentino


El teatro constaba de cinco niveles, con palcos y galerías, pudiendo albergar hasta 1.500 espectadores. Su construcción demandó cinco años de ardua tarea, pero esto no impidió estrenar su primera obra el día del octavo aniversario de la joven ciudad de La Plata, el 19 de noviembre de 1890.

La obra fue Otello de Giuseppe Verdi, interpretada por la soprano Elvira Colonnese y el tenor uruguayo José Oxilia. Esta misma obra fue interpretada en la celebración del centenario del teatro.


El teatro constaba de cinco niveles, con palcos y galerías, pudiendo albergar hasta 1.500 espectadores. Su construcción demandó cinco años de ardua tarea, pero esto no impidió estrenar su primera obra el día del octavo aniversario de la joven ciudad de La Plata, el 19 de noviembre de 1890. La obra fue Otello de Giuseppe Verdi, interpretada por la soprano Elvira Colonnese y el tenor uruguayo José Oxilia. Esta misma obra fue interpretada en la celebración del centenario del teatro.

Recuerdos del Teatro Argentino

Velada especial a beneficio


El 24 de agosto de 1892, se efectuó una velada especial a beneficio de las familias de los náufragos de la torpedera de mar “Rosales”, cuyo hundimiento había acaecido en julio de 1892 en las costas del Uruguay.

La torpedera de mar “Rosales”
La torpedera de mar “Rosales”


La organización musical de este evento solidario se confió al maestro Riccardo Cendalli, de conocida actuación en la ciudad de La Plata, y el extenso programa (dividido en tres partes y ejecutado por artistas, profesores y un selecto grupo de aficionados) estuvo compuesto de los siguientes números:

Primera parte:
1) Gomes: II Guarany: Obertura
Orquesta dirigida por el Mtro. Riccardo Cendalli

Orquesta dirigida por el Mtro. Riccardo Cendalli

2) Himno Nacional Argentino
Coro femenino y orquesta dirigidos por el Prof. Juan Serpentini

3) Bériot: Concierto Nº 9 para violín, Op. 104
Edgardo Marín, violín, y Alejandro Chapeaurouge, piano

4) Verdi: Un Ballo in Maschera: Eri tu
Carlos Durañona, barítono, y orquesta dirigida por el Prof. Cordiglia Lavalle

5) Gran fantasía para dos pianos
Srtas. de Villanueva

6) Gounod: Mireille: Grand duo
Elena Goya, soprano, Carlos Castro, barítono, y orquesta dirigida por el Prof. Cordiglia Lavalle

7) Liszt: Marcha Rákóczy
Teresa Calandrelli, piano, y Prof. Eugenio Guiard-Grenier, piano

8) Romanza
Carlos Castro, barítono, y orquesta dirigida por el Prof. Cordiglia Lavalle

9) Serpentini: Patria, canto e cuore
Coro femenino y orquesta dirigidos por el Prof. Juan Serpentini

Segunda parte:

10) Bizet: Carmen: Fantasía orquestal
Orquesta dirigida por el Mtro. Riccardo Cendalli

11) Cavestany: La noche antes (Monólogo-pesadilla)
Faustino Trougé, recitante

Tercera parte:

12) Birman: Le vals du parisien
Orquesta dirigida por el Mtro. Riccardo Cendalli

13) Rossini: La speme
Coro femenino y orquesta dirigidos por el Prof. Juan Serpentini

14) Reichert: Fantasía melancólica, Op. 1
Eduardo Huergo, flauta, y Alejandro Chapeaurouge, piano

15) Pinsuti: II libro santo
Elena Goya, soprano, y orquesta dirigida por el Prof. Cordiglia Lavalle

16) Chopin: Scherzo
Alejandro Chapeaurouge, piano

17) In morte o Una santa creatura
Carlos Durañona, barítono, y orquesta dirigida por el Prof. Cordiglia Lavalle

18) Kraft: Aires húngaros / Kraft: Capricho de concierto
Prof. Eugenio Guiard-Grenier, piano

19) Rossini: Otello: Fantasía
Ada Calandrelli, mandolina, y Teresa Calandrelli, piano

20) Godefroid: Serenata aragonesa / Char: Le papillon
Mtro. Félix Lébano, arpa, y Justina del Carril, piano

Félix Lébano Arpa

11) Marcha final
Orquesta dirigida por el Mtro. Riccardo Cendalli


El tenor español Antonio Aramburu

El 19 de diciembre de 1894, el célebre tenor español Antonio Aramburu (1840-1912) efectuó su segunda y última presentación en el Argentino y nuevamente el recinto se vio colmado por compatriotas del artista, residentes en La Plata, y por un numeroso grupo de admiradores de otrora.


Este cantante, que había triunfado en las principales salas líricas de Europa y de América, ya no era, por lógica, “la voz más perfecta de su tiempo”. Pero, a pesar de ello y de haber perdido también parte de su increíble extensión, mantenía intactas su potencia y la posibilidad de ejecutar algunas de sus delicadas filigranas. Además, su intenso color varonil, ahora, en el declive, era manejado con notable sentimiento.


En el concierto, que fue (al igual que el primero) un calco de los dados en el Teatro El Nacional de la Capital Federal, sólo cantó tres números, con piano y sabiamente elegidos, y concedió dos bises, los cuales fueron, como se esperaba, muy festejados por los asistentes.

Programa completo del llamado “Concierto Aramburu II”


Primera parte: 1) Ponchielli: La Gioconda: Aria di Alvise; 2) Denza: Torna; 3) Faure: Les rameaux; 4) Donizetti: II Duca d’Alba: Angelo casto e bel; 5) Verdi: Aida: Ritorna vincitor; 6) Verdi: La Traviata: Ah, fors’è lui… Follie, follie… Sempre libera.


Segunda parte: 7) Stelle d’oro; 8) Massenet: II Re di Lahore: O casto fior; 9) Rotoli: La mia bandiera; 10) Verdi: La Forza del Destino: Pace, pace, mio Dio; 11) David: La Perla del Brasile: Gentil augel; 12) Petrella: Jone: Un istante vi chieggo… O Jone, di quest’anima. Fuera de programa: 13) Canción tradicional malagueña; 14) Verdi: Rigoletto: La donna è mobile.
Intérpretes: 1)7) Achille Zaccaria, bajo; 2)5)10) Lina De Benedetto, soprano; 3)8) Vittorio Bellatti, barítono; 4)9)12-14) Antonio Aramburu, tenor; 6)11) Luisa Fons de Calverá, soprano; 11) Prof. Calverá, flauta; 1-14) Carlo Previtali, piano.

“La sala de nuestro espléndido coliseo, el Argentino, presentaba anoche un hermoso golpe de vista, lleno de luz y lleno de concurrencia”.
“Diose principio al concierto con un aria de “Gioconda” cantada muy discretamente por el bajo Zaccaria, continuándose con los demás números del programa, sobresaliendo entre ellos, como era de esperarse, la romanza de “II Duca d’Alba” cantada magistralmente por el tenor Aramburu que fue calurosamente aplaudido. Las señoras de Benedetto y Fons y el barítono Bellati desempeñáronse correctamente. En la segunda parte del programa, la señora de Benedetto interpretó satisfactoriamente la romanza ¡Pace mio Dio!, siendo muy aplaudida lo mismo que el bajo Zaccaria en “Stelle d’oro”. Terminó este espléndido concierto con la romanza de la “Jone” cantada por Aramburu, quien a pedido del público cantó con toda sal una malagueña y La donna è mobile, siendo acogidas con estruendosos aplausos”. (El Día, La Plata, jueves 20 de diciembre de 1894, Pág. 2).

La Congregación efectuó una velada

El 28 de diciembre de 1904, la Congregación Hijas de María, de San Ponciano, efectuó una velada literario-musical a beneficio de su colegio y para entregar los premios adjudicados en el “Concurso Mariano”, organizado en honor de la Inmaculada.  

La Congregación se encargó del reparto de las localidades y aparentemente no invitó a la prensa (en parte, para evitar que, con la publicidad, el acto se pudiera confundir con una frívola reunión social). Por ello, no hubo comentarios sobre el mismo (por lo menos, en los periódicos consultados), salvo un breve párrafo en el diario El Día.

Dr. Juan Nepomuceno Terrero (Obispo Diocesano de La Plata)

Con excepción del Himno Nacional Argentino, de la Obertura de la ópera Tannhäuser, de Wagner, y del estreno público platense de la Cantata a Pío X, de Agresti, para barítono, coro y orquesta, se ignora el resto de las obras musicales interpretadas, como también el número de discursos y sus contenidos.

En lo que atañe a los participantes, sabemos que algunos de los oradores fueron el Dr. Enrique B. Prack, el Dr. Juan Nepomuceno Terrero (Obispo Diocesano de La Plata), el Dr. Pablo Padilla y Bárcena (Obispo de Tucumán), y el Dr. Rosendo de la Lastra y Gordillo (Obispo de Paraná). Por lo que toca a la parte musical, su organización le fue encomendada  al Mtro. Ferruccio Cattelani, quien rápidamente se aseguró el concurso del Prof. Vicente Caselli (piano), la soprano E. Darti, la mezzosoprano Corinna Cescati, el tenor aficionado Sr. Vigebano, el barítono Tito Poggi y la orquesta del Teatro Politeama, de Buenos Aires.  

Almafuerte en el Teatro

El 19 de junio de 1901, Pedro Bonifacio Palacios, conocido popularmente con el seudónimo de Almafuerte, organizó una inolvidable velada en el Teatro Argentino a beneficio de los presos de la cárcel de La Plata, ciudad en la cual residía. Esta reunión, que contó con el apoyo de la mayoría de los platenses, en especial de la prensa, se inició con el Himno Nacional por la Banda de Bomberos. Luego, tras unas palabras alusivas al acto, el Dr. Joaquín Castellanos presentó a Almafuerte, quien dio lectura a su trabajo “La Inmortal”. A continuación, la Banda de Policía, dirigida por el Mtro. Pedro Ruta, brindó un acertado momento musical y, finalmente, el poeta cerró la noche con el recitado de sus obras “Plebeyas”, “La sombra de la Patria” y “Jesús”.

Pedro B. Palacios “Almafuerte”

“La gran fiesta del pensamiento y del arte en una de sus mejores manifestaciones, que anoche tuvo lugar en el Argentino, ha revestido las proporciones que le asignaron las calurosas explosiones de simpatía de que ha sido objeto el poeta platense en estos días, por parte de sus numerosos admiradores.
Ante selecta y no escasa concurrencia, Almafuerte, de viva voz y con asento inspirado ha expuesto la grandiosidad un tanto vaga y confusa de su pensamiento, ligado en estrofas vigorosas que a la sobriedad clásica del fondo imitan la rítmica galanura de forma exclusiva que posee el cantar de las demonturas de las últimas capas sociales, de esa carne de cañón de todos los tiempos y de todos los pueblos.
Inútil es agregar que Almafuerte conquistó anoche en el Argentino uno de sus triunfos más ruidosos hasta ser aclamado con delirio por toda la concurrencia”. (La Provincia, La Plata, jueves 20 de junio de 1901, Pág. 1).

Una noche muy fria

El 9 de junio de 1910, fue, de acuerdo con ciertos comentarios de la época, un día muy frío en la Capital de la provincia de Buenos Aires. Esa noche, la Compañía Dramática Española Guerrero-Díaz de Mendoza retornaba a La Plata y se presentaba en el Argentino con el estreno local de la obra  “Doña María la Brava”, de Eduardo Marquina. La actuación de estos dos artistas ibéricos siempre era un acontecimiento social y aseguraba, en consecuencia, una gran afluencia de público.

Por eso, para el bienestar de los asistentes, la empresa decidió calentar la sala con braceros encendidos, lo cual fue unánimemente desaprobado por los concurrentes y el periodismo. (A continuación, se puede leer un breve artículo sobre este pintoresco asunto publicado por el diario El Argentino, el sábado 11 de junio de 1910).

Caloriferos en el Teatro Argentino de La Plata Argentina.

Diario El Argentino, el sábado 11 de junio de 1910.

Asamblea Cívica


El 15 de mayo de 1915, el Teatro Argentino albergó la Asamblea Cívica, organizada por el Comité de la Sección Primera del Partido Radical, cuyo fin era designar el Comité Central y representantes en la Convención y el Comité Nacional. El número de concurrentes fue muy elevado (como se observa en la fotografía) y, en los días subsiguientes, se comentaba que se había colmado la capacidad de la sala.


El acto se inició a las 21 horas con las estrofas del Himno Nacional y, a continuación, el Sr. H.C. Baudon tomó la palabra y presentó a los oradores. (Al pie de la foto, se puede leer el artículo completo que publicara el diario El Día el domingo 16 de mayo de 1915).

Coliseo Podestá