Notas de Historia Publicadas Diversos Medios

 

Notas Publicadas en Diversos Medios

por el Autor de la Web

 

Roberto G. Abrodos

Agencia de Noticias Nova

Diario El Día   Diario Hoy

Revista Panorama Urbano

Real Politik Revista mensual

REALPOLITIK la realidad de la política. Agencia de Noticias

Revista Poder de Partida

Eco Común Revista del Ministerio de Economía

 

Colaboraciones 

 

Revista "Todo es Historia" // Libro: "La Legislatura Bonaerense el Poder del Pueblo"(Ediciones de la Pluma) // Contemos La Plata para Saber Cuanto Valemos (La Comuna Ediciones) // Paginas Amarillas // Revista La Plata Compra y Vende // Prof. Ricardo Santigo Katz "Everton El Decano Platense 1905-2005" Gráfica Print Graf Año 2005 // Prof. Ricardo Santigo Katz "Pancho" Varallo Fútbol, Gol y Mundial" Gráfica Print Graf Año 2007 // Diario "El Nuevo Siglo" //Jorge Raúl Girbal "Los Tranvías que Yo he Visto" Editorial Dunken 

 En caso de utilización del material se ruega citar la fuente.

 

Seleccione texto y escuchelo.

 

 

 

 

Aquellos primeros tranvías

Los veraneos en Villa Elisa

Zoológicas platenses

 
 

 
 

 El centenario de la Escuela 79 de Tolosa

 

Importante legado artístico para nuestra ciudad

Gimnasia provocó la ira de los poderosos

El paisaje en la época anterior a la fundación

Maestra sin par



En la cabeza de los platenses

 

Tal vez muchos no lo sepan pero en un lejano 14 de julio de 1901 los señores Juan Fabrica de sombreros en El DiqueAmadeo y Pedro Chilibrosti fundaban la que llegaría a ser la fábrica más grande de sombreros de Latinoamérica que aún hoy permanece funcionado. La fábrica fue teniendo distintos dueños pero asimismo fue aumentando su producción, en 1912 la adquiere Erbiti y Cia., en 1926 Basso-Imperatori y Cia, en 1948 BIC S.R.L hasta llegar a nuestros días allí en el Dique N°1 de Ensenada en 128 y 48.

Muchos se preguntarán y por qué sombreros. Es que era una moda en el mundo y una costumbre del hombre argentino, cubrirse con un sombrero. Era sinónimo de elegancia y distinción.

La costumbre no hace diferencias geográficas, desde los griegos, mandarines, judíos, incas por nombrar solo algunos, lucieron sobre su cabezas sofisticados modelos de los más variados materiales. Quién no ha visto una imagen de Carlos Gardel con su sombrero?

Su confección lleva varios procesos, eran realizados en un paño fabricado a partir de lana de oveja o cabra, o pelos de conejo, castor, liebre, vicuña, u otros, estrechamente entretejidos para lograr mediante procesos especiales, y hasta lijado, que quede completamente liso y que sirva de protección.

El fieltro preparado se coloca en moldes que hacen que tome la forma de copa con alas. Luego llega la tarea de los sombrereros, que arman, colocan badana, cintas, adornos, forro. La fábrica de El Dique en Ensenada llegó a ocupar 700 empleados en sus inicios y a elaborar 600 sombreros por mes.

Hoy sólo desempeñan tareas 20 operarios, que hacen más de 200 , la planta ocupa una manzana, sus instalaciones aguantan añosas el paso de los años. De lejos, su gran chimenea es testigo de esta historia de más de cien años.

 

Roberto G. Abrodos

Arriba - Up

 


 

El San Blas o la historia de una tragedia

Las causas nadie casi las recuerda o por lo menos no son relevantes, o seguramente en su momento dejaron una importante enseñanza de seguridad naval, pero lo que si permanece el la memoria de muchos platenses y vecinos de toda la zona de influencia es la seguidilla de explosiones y posterior incendio en el puerto local, más precisamente en la madrugada del 28 de septiembre de 1944, los platenses vieron un resplandor rosado en el cielo, hacia el este, rápidamente la amenaza que siempre esta latente en toda la ciudad y un gran estremecimiento en ventanas y más por aquellos años, hizo pensar en lo peor.

Es que en esa madrugada signada por el luto y el terror se produjo una catástrofe en el Puerto La Plata. A raíz de una explosión en un tanque de combustible, el petrolero San Blas, buque cisterna de casi 22 mil toneladas, cargado con 10 mil toneladas de petróleo y con 30 tripulantes a bordo, perteneciente a la flota de YPF fue tomado rápidamente por el fuego, arrojando al aire parte de su estructura por las explosiones.

Ese día se registraron actos de valor, con la urgencia que imponía la seguridad de la población, fue retirado el Santa Cruz su vecino, con su peligrosa carga de miles de toneladas de nafta y como sus máqui­nas estaban paralizadas, debió ser radiado del lugar tirando de una sirga desde la orilla por cientos de personas .

Las amenazantes lenguas de fuego no mellaron el valor entre quienes manejaron remolcadores para poner otras embarcaciones a salvo. Algunos tripulantes del San Blas se lanzaron a las aguas cubiertas de petróleo encendido. En un bote fueron recogidos el contramaestre y un tripulante. Lamentable­mente no todos pudieron sobrevivir a la tragedia y se registraron 17 pérdidas humanas y muchos heridos y daños millonarios.

La foja de servicios dice del San Blas que había sido construido en EE.UU. en 1915 para Panamá, fue buque carbonero después tanque y en abril de 1942 Yacimientos Petrolíferos Fiscales adquiere este buque recibiéndolo el 8 de abril de ese año en el puerto de Montevideo.

El siniestro que se había iniciado a la 1.20 y un testigo narró que el petróleo encendido ascendió a una altura de 300 metros , Bomberos Voluntarios de Berisso y Ensenada y del personal de la Destilería fueron los héroes de esas jornadas que lucharon incansablemente contra el incendio se extinguió recién al cabo de cinco días.

El 7 de octubre de 1944 con la presencia del entonces vicepresidente de la nación coronel Perón, curiosamente seria esta la primera visita de Perón a este distrito, se cumplió un póstumo homenaje arrojándose una ofrenda floral en el Dock Central y oficiándose una misa de campaña.

De la estructura retorcida se destacaba intacta la popa, debido a que la brisa orientó las llamas hacia proa. Las visiones pavorosas del San Blas en llamas resultaron indelebles para los testigos de aquellas dramáticas horas.

Roberto G. Abrodos

 Arriba - Up


 

La Plata ayer y hoy

Roberto G. Abrodos

 

Ciudad de La Plata en el mes de un nuevo aniversario de la fundación, capital que cambio desde aquellos primeros días, de ser una ciudad con edificación de poca altura nos encontramos con la ciudad de hoy, que diría el padre de la ciudad Dardo Rocha si Paula Arana y su esposo Dardo Rocha viera lo que es hoy, no obstante hay algo que ha permanecido inalterable y es su trazado peculiar y es lo que se debe preservar de acuerdo a lo soñado por todo ese equipo de trabajo que rodeo al gobernador.

Es el plano que destaca la circulación a los cuatro vientos a través de sus diagonales con calles forestadas y amplios bulevares.

Todo lo que acabo de exponer testimonia el hecho de que La Plata se diferencie como un ejemplo urbanístico único casi en su genero y representa una época de fecundas ideas pero muy escueta en realizaciones de este tipo.

La nueva capital de la Provincia en su originalidad, proporción y magnitud se destaca entre las realizaciones de la última parte del siglo XIX y los principios del XX.

La tarea encarada, para aquellos tiempos, donde primero se hizo el plano y después sin mediar ninguna técnica como las actuales, computadas, satelitales etc. Se llevo el mapa al terreno elegido, en las Lomas de Ensenada, estamos hablando del año 1881.

Todo esto hace recordar un detalle hoy olvidado por muchos, el premio otorgado al Departamento de Ingenieros y al Gobierno de la Provincia , consistente en medallas de oro por la autoría de su traza y por su ejecución, en la exposición Universal de Paris de 1889 conmemorativa del centenario de la Revolución Francesa , es allí que bajo la impresionante estructura de la Torre Eiffel (pie derecho de la torre) diseñada por el ingeniero francés Gustave Eiffel en ocasión de la exposición, nuestra ciudad con esmero fue ante los ojos del mundo presentada, recurriendo a fotografías demostrativas de los progresos de los trabajos, conjuntamente con material que revelaba nuestras inquietudes culturales y científicas, diagramas y estadísticas de sus habitantes.

Es así como nuestra flamante capital ante los ojos del mundo y en el ostentoso local Argentino fue visitado por muchas personalidades de la época y tomaron contacto con esta meritoria creación de nuestro país, Julio Verne famoso escritor considerado por muchos el padre de la novela de ciencia ficción, José Martí el periodista y pensador cubano que después escribió ".

De relieve está allí la ciudad modelo de La Plata , que apareció de pronto en el llano silvestre, con ferrocarriles, puertos, cuarenta mil habitantes y escuelas como palacios."(1). y el mismísimo Juan José Dardo Rocha que se hallaba curando sus heridas en Europa después del revés electoral sufrido tiempo antes, en su carrera hace la primera magistratura de la nación.

La Plata produjo una fuerte impresión, haciendo gala de orden urbano, higiene y regularidad, cuidado del bosque de eucaliptos, estos factores no son un detalle menor frente a las condiciones de insalubridad y el caótico crecimiento sufrido por las grandes concentraciones urbanas del XIX y nuestra ciudad fue la respuesta a esos males.

Todo esto es historia ya, pero debería no perderse de vista hoy, ante las nuevas formas de conductas, el desapego a normas de salubridad elementales, la creciente contaminación es sus más variadas formas.

Roberto G. Abrodos

Bibliografía: (1) Martí, José, 1953: La Edad de Oro. Buenos Aires, Ed. Raigal. 

Arriba - Up


Zoológicas platenses

 

Dr. Alfredo Plot su fundador.Nuestro zoológico que siempre visitamos y a veces no lo encontramos como quisiéramos, no es por falta de celo de sus empleados, ni por omisión de cuidados a los hermosos ejemplares que allí se encuentran, simplemente porque tal vez no se lo valore de parte de las autoridades en su justa medida.

Este hermoso paseo enclavado en el bosque de eucaliptos plantados por los Pereyra Iraola es un lugar que atrae a chicos y grandes, algunos no saben que este espacio es también un jardín botánico y es el zoológico público más grande del país. Está ligado a los primeros años de nuestra ciudad, tanto es así que por el año 1904 por iniciativa del entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires Ignacio D. Irigoyen se crea una comisión encargada de delinear el futuro Zoológico y también el Paseo del Bosque.

Como presidente de la Comisión se nombró al Dr. Pedro Goncaga y, entre sus integrantes se encontraba el Dr. Alfredo Plot, quien posteriormente sería el primer director. Así fue como veinticinco años después de la fundación de esta ciudad, el 16 de octubre de 1907, nació el Jardín Zoológico de La Plata. por la Ley 3059 que dice en su Artículo 1º: "Autorizase al Poder Ejecutivo para invertir hasta la suma de 50.000 pesos moneda nacional en la formación de un Jardín Zoológico dentro del Paseo del Bosque de esta ciudad."

Quien tuvo a su cargo delimitar los principales caminos interiores y la distribución de los ambientes fue su primer director Don Alfredo Plot, las tareas iniciales de emplazamiento fueron realizadas con la concurrencia de internos de un establecimiento penal que por entonces estaba ubicado en donde hoy se encuentra la Escuela Nacional de Educación Técnica Nº1 "Albert Thomas".

El Sr. Plot donó su dotación particular de aves, ya que en sus comienzos la colección de animales era muy escasa, también a este pionero se le debe la creación de una escuela de Avicultura, Cunicultura y Apicultura que funcionó durante cuatro años donde actualmente se encuentra el Cuartel de Bomberos.

A partir de 1908 en una casa de madera que estaba ubicada en 52 y 115 la familia Plot vivió dentro del Jardín Zoológico, es digno de destacar que "Don Alfredo" fue el inspirador de la idea de su creación como un ámbito capaz de brindar esparcimiento, instrucción, educación y cultura general a la población. Años más tarde, llega a la dirección del zoológico una de las más destacadas figuras que rigiera su destino, el Dr. Carlos Marelli, quien sucediera al Dr. Plot a partir de 1918, permaneciendo en el cargo hasta 1940.

El Dr Marelli naturalista, de sólida formación académica, marcó una etapa fundamental para la institución, transformándola en un centro de primera línea en el país y en el exterior. Durante su gestión, el parque fue remodelado y se incorporaron plantas arbóreas y arbustivas de todo el mundo, pasando a constituirse también en Jardín Botánico.

Para aquel entonces se incorporaron numerosas especies de animales consideradas raras para las colecciones, se remodelaron los recintos y se construyeron otros nuevos. Muchos de ellos, según las concepciones clásicamente victorianas de la época, fueron réplicas, como el pabellón de ungulados, de edificaciones de zoológicos europeos que a su vez imitaban la arquitectura de los países de procedencia de los animales que exhibían.

El zoo se convirtió con el tiempo en un centro de avanzada dentro de los estudios científicos de zoología, lostrabajos de investigación reunidos se publicaron en una colección de más de diez tomos que conforman las "Memorias del jardín Zoológico de La Plata ".

Allí se entremezclan contribuciones científicas dentro de las áreas de zoología, antropología, genética, evolución, veterinaria, piscicultura, ranicultura, con los primeros trabajos de conservación y protección de las especies en peligro de extinción de la argentina.

Muchos directores de prestigio acompañaron y fueron partícipes de la historia del zoológico a través de los años. Se recuerdan entre otros, la figura del Dr. Arturo Berthi, médico veterinario egresado de la Universidad Nacional de La Plata , que se desempeñó como director desde 1964 a 1971, y que tuvo entre sus objetivos incrementar la colección de ejemplares mediante la compra y una eficiente política de canjes.

En 1979, tras depender de los Ministerios de Obras Públicas y de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires, el zoológico pasó a formar parte de la Dirección de Espacios Verdes de la Municipalidad de la ciudad de La Plata. En gestiones posteriores se fueron realizando nuevas actividades y proyectos. Podemos mencionar en esta etapa, entre otros aportes, la realización de la primera muestra para ciegos (1991), el curso de capacitación de aspirantes para cuidadores (1993) y la realización de intercambios científico técnicos con organismos provinciales de investigación y con otros zoológicos locales.

Años más tarde surge el "Proyecto Cóndor", por el cual el zoológico de La Plata , junto a otros zoológicos emprendieron la tarea de criar cóndores andinos para posteriormente reintroducirlos en sus ambientes naturales, El platense es, además, el único zoo del país donde se reproducen flamencos. También participa en proyectos de conservación de felinos sudamericanos en peligro de extinción como el gato montés, jaguar, ocelote y puma, entre otros.

Este paseo perfecto, tradicional, tuvo sus visitantes ilustres en sus primeros años como la Infanta Isabel , Teodoro Roosevelt, a quien se le obsequió un cuero de tigre de Bengala, el propio gobernador Gral Arias, también Ortiz de Rosas, el escritor Ramón González de la Serna y Eduardo VIII Duque de Windsor entre otros.

Dado que el Paseo del Bosque era un sitio obligado de los platenses y visitantes de la ciudad, tenían lugar kermeses a beneficio de la Sopa del Niño y carnavales infantiles, dirigida por el maestro Ruta cada 15 días en el sector.

Animales famosos no faltaron, por ejemplo el mono chimpancé Max que había pertenecido al Circo Hagenbech en 1911, andaba en bicicleta y simulaba atropellar a la gente, comía con tenedor y vestía elegante frac su cuidado el señor Gómez, solía colocarle una camiseta con los colores de Gimnasia.

Esta es solo una pincelada de esta institución tradicional de nuestra ciudad, que luce orgullosa sus primeros cien años de vida.

Roberto G. Abrodos

 Arriba - Up


Pinceladas del pasado platense

Funcionaba un cinematógrafo en la isla del Lago del Paseo del Bosque en enero de 1915, se exhibía allí la película "Piel de Oveja", en 5 partes. Componían el programa, además, " La Opera en el Rancho", en 5 partes; "El suplicio del silencio", en 8 partes; "Papá Martín", en 9 partes, y "El buen Caballo". Las películas venían en rollos, y cada uno era una parte, de tal modo que en una película de cinco partes, por ejemplo, se efectuaban cinco cambios de rollo por función.

Lago en el pasadoLas cintas cinematográficas tenían su principal inconveniente es su alta inflamabilidad por lo que había que estar muy atentos ante el peligro de un incendio. En el Teatro Ideal se exhibía "Bajo la Tiranía de Rosas". En el cinematógrafo París, en enero de 1915, se proyectaron "La joven India", en 6 partes, y "La dentadura del Gordinflón". En el Teatro Olimpo actuaban los Podestá, con su propia compañía, que representaba números y piezas nacionales.

Los que preferían la música podían elegir entre las retretas de Plaza San Martín, Italia, Moreno o el Paseo del Bosque. En esas funciones al aire libre y en determinados días tocaban la orquesta del maestro Contarelli y la banda del maestro Ruta.

Era costumbre platense organizar festivales a beneficio. Uno de ellos resultaba clásico: el que se realizaba para recibir al Año Nuevo en el Paseo del Bosque.

En el año 1915 precisamente en el festejo del nuevo año, y en esta oportunidad para el espectáculo se presentaron tres números, uno fuerte y dos de relleno. El número principal y que recibió más aplausos fue el pericón bailado por niñas y caballeros de la sociedad platense. Los otros dos eran: el tango bailado por los hermanos Podestá y el Trío Nacional formado por Gardel-Razzano y el concertista de guitarra Emilio Bó.

En aquel lejano 1915, los radicales proclamaron su fórmula electoral para los comicios de 1916: Hipólito Irigoyen - Pelagio Luna. También se inauguraron la estación Retiro y la Caja Nacional de Ahorro Postal y en nuestra ciudad el viejo Hotel Mainini que funcionaba en 7 y 50 que daba servicios de habitación sobre la calle 50, en este lugar se congregaban a almorzar y cenar los legisladores oficiales en su gran mayoría metropolitanos, cede el lugar tan céntrico a " La Cosechera " un muy popular café, muy concurrido que se mantendría allí por espacio de 25 años, hasta pasar posteriormente a la esquina de 7 y 45.

Por esos días y durante una época funciona en 12 entre 56 y 57 un cine de barrio, imaginémonos ese sector de la ciudad por esos años, que se llamó primero " La Plata ", luego "Buenos Aires y tiempo después "Nueva York y por último "Las Familias". Los cambios eran lentos, las costumbres duraban años, un edifico en construcción era una novedad, todos se conocían y se preguntaban por sus respectivas familias y el trato era formal, de "usted" a pesar de conocerse.

Las calles eran casi todas pavimentadas con adoquines, entre los que crecía el pasto por el escaso tránsito, cada tanto aparecía una cuadrilla municipal numerosa que arrancaba los yuyos con unos hierros de afilada punta doblada, era un continuo repiquetear que se acercaba, después barrían y hacían montones que llevarían los carros.

Otros habitantes aquellos, en otros tiempos con menos prisa y sin estrés, con menos ambiciones, ¿mejores tiempos? no se?.

Roberto G. Abrodos

Arriba - Up

 


El tesoro arquitectónico platense

Quienes tienen genuina y ya añeja preocupación por el destino del patrimonio Fue demolidoarquitectónico y paisajístico platense han recibido con franco alivio la normativa impuesta por la municipalidad en su momento, que dispone proteger los edificios patrimonialmente valiosos.

El lapso que transcurrió entre los tiempos fundacionales y el reconocimiento que incluyó formalmente los inmuebles al patrimonio arquitectónico de La Plata convirtió los testimonios de una riqueza urbanística, arquitectónica y cultural, en los escombros de una historia por demás desaprensiva.

La entrada al Bosque, que se levantó en la avenida 1 entre 51 y 53 hasta 1915, o el Tribunal de Cuentas y el ministerio de Gobierno (ubicados en la manzana del actual ministerio de Obras Públicas hasta 1963), son sólo algunos de los rastros fundacionales que la ciudad perdió.

Las demoliciones que a lo largo del tiempo fueron devastando la memoria arqui­tectónica de la ciudad, encontraron un límite en el reconocimiento que hizo el Municipio con muy buen criterio, con el propósito de ampliar los cuidados de casas particulares que hasta ese momento estaban expuestos a perderse. Así, se seleccionaron una cantidad importante de inmuebles que, por su valor arquitectónico, ya no podrán ser demolidas ni modificadas sin el consentimiento de la Comuna.

Una cantidad importante de construcciones, entre fundacionales y otras más modernas, que le imprimen un trazo de encanto y calidad a las calles platenses, son el tesoro que la ciudad aún conserva para las generaciones presentes y futuras. Viviendas neocoloniales, eclécticas, racionalistas, afrancesadas, de estilo italianizante, y varios edificios públicos que marcan estilo, son las postales más fieles del pasado y el futuro de la capital de la Provincia.

Se conservan y en muchos casos, por el esfuerzo y el cariño que le han puesto distintas generaciones de familias muy arraigadas a la ciudad en perfecto estado como auténticas postales de una incalculable riqueza arquitectónica. Algunas de ellas son la vivienda unifamiliar de 14 y diagonal 73, de tipo Petit Hotel (estilo afrancesado), el Banco Río , ubicado en 8 y 50 (estilo ecléctico), la casa de renta con comercio de 7 y 51 (estilo neocolonial).

Pero la lista no termina, una propiedad de la calle 54 en­tre 2 y 3; la vivienda de 3 entre 50 y 51, construida en 1929, período en el que se estaba consolidando el centro de la ciudad. También fue declarada patrimonio arquitectónico la torre multifamiliar de 7 y 51, donde actualmente funcionan oficinas.

Así, en un paseo virtual hacia el pasado de la ciudad, se pueden observar construcciones tales como la torre de la vieja casa Boo , en 12 y 58, o el edificio ubicado en la esquina de 2 y 45, que habría sido construido por el ingeniero Julio Barrios , el mismo que proyectó el Hotel Hermitage de Mar del Plata; también el palacio ubicado en la diagonal 80 entre 2 y 3; y el edificio de la diagonal 80 a la altura del Nº 1016, con ambientes luminosos, techos altos y un ascensor de la época que aún funciona en perfecto estado.

El inventario de los que aún están también abarca obras como La Curutchet , la única casa de Le Corbusier en toda Latinoamérica, que está ubicada en el boulevard 53, frente a la Plaza Rivadavia ; la casa del Doctor Balbín , en 49 entre 11 y 12; el edificio de donde hoy se encuentra Radio Provincia , en 11 y 53; la casa de la avenida 53, donde ésta empieza a convertirse en boulevard, que en la década del treinta fue considerada como una de las más modernas de la ciudad y medio siglo después sigue habitada por la misma familia que la construyó; el taller de los Minoli en 56 entre 1 y 2; el Paulista , de 7 y 51, bautizado así por un bar que ocupaba el local de su planta baja, que hoy tiene otro nombre y la casa de 43 entre 5 diagonal 74, construida por un español que quería que su propiedad reflejara las costumbres de la nobleza de su país.

También engrosan la lista arquitectónica, el palacio en 5 y 46, construido por un empresario de la música; la casa de 12 y 55, de formas geométricas propio del Art Decó ; también la casa de 4 y 50, que es un ejemplo de la corriente neocolonial que que empezaba a gestarse a mediados de la década del diez; el caserón de la dia­gonal 79 entre 5 y 56, construido apenas diez años después de la fundación de nuestra ciudad; la casa sólida y señorial que hace más de medio siglo se levanta en 4 entre 58 y 59; el edificio de 7 y 55, construido en 1910 y la casa de 55 entre 14 y la diagonal 74, fiel reflejo del arribo de las tendencias modernas a la ciudad.

Es necesario no perder de vista la casilla donde Benoit realizó el trazado de la ciudad que se encuentra en la parte cerrada del parque Saavedra, antes de que la sigan agrediendo y se pierda para siempre como ocurrió con el chalet de madera que estaba a pocos metros que fue devorado por el fuego hace unos años.

Buscando una respuesta al triste fenómeno que a lo largo de un siglo fue devastando el pasado arquitectónico de nuestra ciudad, las miradas de los platenses apuntan a la desaprensiva piqueta de la demolición por un lado, y al paulatino abandono de propios y extraños por el otro.

Pero al margen de especulaciones y culpables, lo cierto es que La Plata fue viendo cómo desaparecían viejas y nobles construcciones de los tiempos fundacionales, que ahora sólo descansan en el recuerdo de unos pocos platenses memoriosos y en viejas fotografías que se conservan.

Es que la memoria requiere testimonios y los que quedan es necesario cuidarlos y agudizar el ingenio de manera tal que puedan congeniarse sin inconvenientes con el legítimo derecho de propiedad y la no menos justificada inquietud colectiva de que nuestra ciudad enaltezca su tan valioso pasado.

Roberto G. Abrodos

Arriba - Up


La ciudad de La Plata y el teléfono

Que bárbaro esto de la comunicación, verdad?, estos últimos siglos han sido de grandes adelantos en la comunicación, quien no tiene un teléfono hoy?.

Pero y antes?, un filósofo decía que la verdadera comunicación terminó con la invención de la canilla?, cómo?... pensé yo!!, este sabio decía que antiguamente las damas de la casa salían a lavar su ropa a la vera del río o del arroyo y de esa manera tenían oportunidad de charlar y de intercambiar ideas con sus pares, con la invención de la canilla doméstica esta oportunidad de conversación finalizó.

Todo esto da para pensar verdad?, lo cierto es que esto de comunicarse a distancia con un teléfono debe de haber asombrando a la gente de antaño, no les parece?.. en nuestra ciudad el servicio telefónico fue inaugurado el 24 de agosto de 1887, las oficinas se encontraban ubicadas en la calle 47 entre 8 y 9 y las líneas habilitadas permitían comunicaciones con Buenos Aires, Tolosa y Ensenada.

Diez años después, cuando la cantidad de teléfonos en todo el mundo era del millón y medio de unidades, la ciudad de La Plata y su zona portuaria contaban con la nada desdeñable cifra de 524 abonados a la Unión Telefónica , que me cuentan??.

Correspondian a la zona urbana los números 7001 a 7450 y al Gran Dock los comprendidos entre el 7825 y 7898, entre los primeros abonados puede mencionarse con el 7002 a Leonor B. D´Amico de la calle 14 N° 1023, con el 7003 Luis Cerrano, en Hornos de Cerrano (en lo que hoy es Ringuelet), 7004 Diario " La Mañana " de calle 49 entre 16 y 17, con el 7005 Risso Patrón, médico, calle 54 esquina 6, con el 7010 Moneo y Mendizábal, tienda " La Nueva " de calle 7 entre 50 y 51

Me contaba hace años una tía, que por allá por el año 1927 tuvieron su primer teléfono, por aquellos años tenerlo era un signo de status, el aparato aquel para hablar distaba mucho de lo que conocemos como teléfono hoy, era una caja enorme anclada a la pared de la que salía un largo tubo con una bocina en el extremo y una horquilla en el costado para colgar el auricular, un aparato bastante desabrido.

Cuando se corrió la voz en el vecindario, los usuarios crecieron en relación directa, pero eso si nunca abusaban, es que el teléfono inicialmente solo se utilizaba para emergencias, para empezar, las líneas eran escasas y el número había que dárselo a una telefonista que actuaba como intermediaria, para lograr la comunicación.

Por las noches ese servicio de la entonces Unión Telefónica era atendido por hombres.

Ahh!!... Pero no era cuestión de extenderse mucho en la conversación, si eso sucedía el propio telefonista se encargaba de pedir muy ceremoniosamente, que se abreviara porque se precisaba la línea, excepto si al telefonista le hubiese tocado intermediar en el llamado nocturno de una voz masculina a alguna mujer casada... de las cosas que se habrán enterado los telefonistas!!.

Con aquellos primeros aparatos, a veces había que hacer de intermediario en representación de la persona que venía a hablar, y se impresionaban de tal manera ante el teléfono que quedaba inhibida.

Entel año 1946Pasaron los años, a aquellos primitivos teléfonos le sucedieron otros de mesa, un poco más estilizados pero las comunicaciones continuaban siendo suministradas por telefonistas intermediarios, años después recién comenzó a tener vigencia el teléfono automático, con discado propio.

Mientras tanto, cuántos noviazgos, infidelidades y cotorreos a través de las "líneas ligadas" llegaron a conocerse de manera imprevista, esas famosas "líneas ligadas" eran un contratiempo inevitable y, a la vez, peligrosísimo, porque exponía a los mayores enredos.

Hoy en día nos comunicamos con celular, quien no lo conoce!!, quien no tiene uno!!.. Pequeños, medianos, de colores, con distintas pieles, mensajes de texto y voz, fotos, Internet, juegos, un aparatito minúsculo con muchas funciones, es realmente impresionante.

Martín Cooper fue el pionero en esta tecnología , a él se le considera como "el padre de la telefonía celular" al introducir el primer radioteléfono, en 1973, en Estados Unidos, mientras trabajaba para Motorola; pero no fue hasta 1979 cuando aparecieron los primeros sistemas comerciales en Tokio, Japón por la compañía NTT, lo demás es la realidad mundial.

Parece mentira que una cosa tan pequeña se haya adueñado de nuestra vidas de tal manera!!, en cualquier lugar el sonido emitido por la alarma de un celular es parte ya de los ruidos urbanos y de los no tan urbanos.

En fin son los tiempos que se viven!!, lo que yo me pregunto a veces es si realmente estamos comunicados o incomunicados, digo esto porque a veces, nos perdemos de ver a un viejo amigo por ir escuchando lo que nos dicen del otro lado, o nos perdemos una clase magistral de nuestro profesor por atender y responder compulsivamente los mensajes de texto.

Lo cierto es que el teléfono se ha convertido en un elemento tan común de nuestras vidas que lo aceptamos como algo muy natural; pero desde el día que nació, este aparato ha ido mejorándose y modificándose para satisfacer las necesidades también cambiantes del hombre.

Roberto G. Abrodos

Arriba - Up


 

Música en la Plaza Primera Junta

Maestro LovisutoEntre los principales espacios públicos abiertos que daban cuenta del empleo del tiempo por parte de la sociedad platense en el siglo 19 se encontraban los paseos al aire libre, sin duda, la influencia de la modernización en el uso de los espacios urbanos, se hizo extensiva a nuestra ciudad. 

Los paseos daban oportunidad a los platenses de disfrutar de un entretenimiento que permitía establecer vínculos sociales al tiempo que les permitía complacerse con un agradable momento, los atardeceres primaverales y estivales solían amenizarse con las notas de la banda de música que, en el caso de la plaza de la Legislatura, se presentaba a partir de las 20 horas.

La primera banda conocida en la ciudad fue la de la Policía la que en el transcurso de 1885 y 1886 hizo sus presentaciones en la plaza Rivadavia alternado con el bosque y la plaza Primera Junta.


Precisamente la Plaza Primera Junta luego San Martín se había convertido en el lugar de paseo obligado de las familias platenses, tanto en las breves tardes invernales como en las cálidas y per¬fumadas noches de verano, más aún cuando se programaban retretas y se podía escuchar selecta música ejecu¬tada por una banda la de Policía que durante mu¬chos años había sido una de las mejores de Sudamérica.

Es que las re¬tre¬tas de Plaza San Martín muy frecuentadas y el aspecto simpático de esas reunio¬nes está justamente en el espíritu democrático que invisten, donde en Un clik para vermás grande.hermosa confusión se rozaba el vestido de percal con el traje de seda. La juventud se encontraba en la plaza en las tertulias al aire libre, formadas alrededor de una banda de música.

La sociedad de la época necesitaba de estos lugares de esparcimiento donde las reuniones escasean y donde la mujer se encontraba completamente aislada.

En 1921 el Gobernador Monteverde, en tardes de retreta de la plaza San Martín acostumbraba a bajar del palacio de Gobierno al paseo y pedirle a su gran amigo don Victorio Lovisuto director de la banda de Bomberos, los tangos: El Choclo, de Angel Villondo y Pampa de Juan Carlos Bazan un año después el gobernador Doctor José Luis Cantilo levanta en forma oficial, la prohibición de bailar tangos en los al dar un baile en la Casa de Gobierno con la la orquesta de Osvaldo Fresedo.

Roberto G. Abrodos

Arriba - Up
 


 

 Importante legado artístico para nuestra ciudad

 

El 29 de octubre de 2008, en la Escuela Nº 64, ubicada en las calles 20 y 54, se inauguró un mural realizado por la artista galesa especialista en mosaico Maureen Mural para la Escuela Nº 64.O'Kane y la muralista platense Cristina Terzaghi. Una importante conjunción de artistas, con un trabajo que combina ambas técnicas.

La galesa tiene un currículo internacional más que interesante, entre lo que se destaca el Diploma en Bellas Artes con especialización en escultura de la Universidad de Wolverhampton, Inglaterra; la Licenciatura en Teoría Práctica del Arte Público del Colegio de Arte Chelsea, Londres y el Estudio de Arte del Mosaico, Ravenna, Italia.

Por su parte, los trabajos de Terzaghi embellecen muchas paredes de la ciudad. Es graduada del profesorado superior en Pintura Mural por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata y licenciada en Pintura Mural por la misma casa de estudios.

Desarrolló una intensa actividad como docente en la que se incluye numerosos trabajos sociales y se desempeñó como consejera académica en la Facultad de Bellas Artes (2004, 2005, 2006) y como profesora titular de Muralismo y arte Público Monumental, entre otros cargos.

Es miembro de la Sociedad de Artistas Plásticos La Plata y secretaria general para la Argentina de la Unión Latinoamericana de Muralistas y Creadores de Arte Monumental (ULMCAM), con sede en México, desde 1999.

En suma, un importante legado para La Plata y para la escuela, de estas importantes artistas del mundo.

Roberto G. Abrodos

 

Arriba - Up


Matías Behety


 

Matías Behety había nacido en 1843, en Montevideo, y el destino quiso que terminara sus días en el Hospital de Melchor Romero. Vivió en Buenos Aires, en donde ejerció un periodismo múltiple y versátil. Tuvo amigos de la talla de Julio Argentino Roca, Manuel Quintana, Victorino de la Plaza y Olegario Andrade.

Escribió nobles poemas que, en su mayoría, se perdieron por su extraño hábito de utilizar numerosos seudónimos para sus trabajos. Cursó Derecho en Buenos Aires y se comenta que por sus dotes literarias llegó a conocer a Domingo Faustino Sarmiento.

Las noches de bohemia lo llevaron al alcoholismo. Era un apasionado del ajenjo. Intentó encaminar su vida y formar un hogar. Pero la tragedia signó su destino. Su noviazgo con María Lamberti duró poco. La joven falleció y su vida se precipitó.

 

Las amarguras porteñas lo trajeron a la nueva capital de la provincia, en donde intentó desarrollar una actividad periodística y dejar atrás un pasado difícil. Pero no bastó.

Su frágil cuerpo enfermó de tuberculosis pulmonar. El 14 de agosto de 1885 fue internado en el Hospital de Melchor Romero. Los registros de la época lo recuerdan como un paciente más, identificado con el número 553 desde la fundación del establecimiento, apenas un año y medio atrás. Pese a no haber concluido su tesis, el registro de guardia lo inscribió como abogado.

Era romántico, simple, sentimental como un niño. Precisamente, muchas veces se refugió en los recuerdos de la primera edad, como huyendo de secretos temores o de pasadas amarguras". De sus poemas, suele citarse el titulado "María", que Behety dedicara a la hermana de Antonio Lamberti, su novia prematuramente muerta.

Esta noticia y el alcohol lo enferman, es internado estuvo convaleciente durante 15 días. Falleció el 29 de agosto de 1885. Allí comenzó la otra parte de la historia de Matías Behety, que lo instaló como una leyenda en la naciente capital.

De acuerdo con las crónicas de la época, a sus exequias asistieron Leandro N. Alem, Manuel Quintana, Victorino de la Plaza, Manuel Jimenez, Florencio Madero,Francisco Uzal, Antonino Lamberti, Ambrosio del Molino Torres, Juan Larrocide, Manuel Lascarete, Pedro M. Quevedo, Adolfo Serna, José Figueroa, Camilo Issla, Eduardo Souza, Facundo P. Leguizamón, Joaquín Molino Torres, Zenón Corral, Enrique Yuñon, Ricardo Feraldo, Feliciano Delgado, Ezequiel de la Serna, Ernesto Landicar, Alejandro Bacesque y otros amigos porteños. Sus pobres restos fueron a dar al desaparecido cementerio de las Lomas de Tolosa, cerrado en 1896 por falta de capacidad y ante serios problemas estructurales.
Esto motivó el traslado de muchos cadáveres, entre ellos el del poeta Matías Behety.

Fue entonces cuando la leyenda popular le devolvió al marginado escriba, la gracia que perdió en vida bajo el castigo del alcohol.

 

Al mudar sus restos hacia el actual Cementerio de La Plata, los empleados fúnebres advirtieron que su cadáver se conservaba intacto he incorrupto y fosforescente, descubierto en ocasión del traslado del cementerio de De manera inevitable, el hecho conmovió a la nueva ciudad y el escéptico bohemio se convirtió en leyenda, pero no por su poesía.

 

 

Su nueva cripta fuerecubierta con el frío granito de Córdoba. Su familia erigió un busto de mármol para perpetuar su noble rostro. El poeta Matías Behety vivió 42 años. En La Plata,

 

 

su nombre es evocado en la calle 57, aunque las chapas conmemorativas hayan desaparecido hace algún tiempo.

 

 

 

 

 

 

Roberto G. Abrodos

 


Gimnasia provocó la ira de los poderosos

Romántica época, de grandes jugadores, en 1933 se iniciaba un nuevo campeonato, con la conmoción producida por Bernabé Ferreira el “mortero de Rufino”: todos buscaban un El memorable Expreso de 1933.goleador como él. Todo parecía indicar que el nuevo torneo iniciado el 12 de marzo no tendría grandes significaciones, nada más alejado de la realidad, ese año seria marcado como uno de los más bochornosos del fútbol argentino en un nivel rayano en el despojo.

Ese año comenzó para el equipo más antiguo de la ciudad, Gimnasia y Esgrima, con jugadores ya con años en el club, pero apoyados con la misma pasión inquebrantable de su legión de seguidores como en toda su larga trayectoria en el fútbol del pais.

El comienzo no puede ser más auspicioso para Gimnasia que visita a su clásico rival Estudiantes y lo vence 2 a 0 en la primera fecha, el equipo “mens-sana” forma con el que a la postre seria el equipo que quedaría en la historia por ser uno de los mejores del profesionalismo: Herrera, Delovo y Recanatini, Montañez, Minilla y Miguens, T. Gonzalez, Palomino, Naón, Zoroza y Morgada y el albirrojo con sus grandes jugadores de 1931.

Ya para la novena fecha la brillante campaña de Gimnasia tuvo una nueva reafirmación al derrotar a Boca por el amplio resultado de 5 a 2 y con cuatro puntos de ventaja, parecía marchar con paso seguro hacia la conquista del campeonato.

Al término de la primera rueda “El Expreso”, así bautizado por su marcha regular termina la primera rueda como único puntero.

La segunda rueda marcaría para Gimnasia un memorable triunfo con la reserva, doblemente festejado ante los rivales de toda la vida, el hecho tuvo lugar por una promesa incumplida, un dinero prometido si ganaban la primera rueda, esto dio lugar a un conflicto entre la comisión directiva y los jugadores, estos últimos no se presentaron a jugar en la fecha inicial.

El partido jugado en circunstancias tan especiales finalizó con el triunfo del equipo suplente de Gimnasia por 1 a 0 con gol de Del Prete a los 38 minutos del segundo tiempo, provocando un delirio en la parcialidad local y demostraciones de júbilo impresionante, como espectadores rodando abrazados por las graderías.

Gimnasia marchaba como un tren “Expreso” que no tenia paradas intermedias, era rápido y iba directamente al titulo, a la consagración, pero en sus “vías” se pusieron obstáculos, al parecer la única manera de detener esta marcha impresionante.

José Minella, Arico Suares y el árbitro De Dominicis charla previa al partido,Es así que en la vigésimo sexta fecha enorme interés despertó el partido entre Boca y Gimnasia que ocupaban los dos primeros puestos, Boca que perdía 2 a 0 logró imponerse 3 a 2 pero contando con la colaboración del árbitro De Dominicis que perjudicó abiertamente a los platenses convirtiéndose en protagonista principal por su pésimo arbitraje y sería expulsado de la Liga por su desempeño.

Calcúlese el grado de culpabilidad que tendría el juez, que en los últimos instantes, el defensor Miguens con bronca, pega un puñetazo a la pelota que estaba por penetrar en el arco, pasó por alto semejante infracción ocurrida a la vista de todos, esto provocó la protesta general del aficionado, que veía con simpatía la campaña del cuadro de nuestra ciudad.

Se esperaba que con estos acontecimientos, los referatos fueran imparciales así se acudió al partido que marcaría un hecho que ganó un lugar dentro de la historia del fútbol.
Dos fechas después del partido con Boca, Gimnasia visita a San Lorenzo. Es en esa cancha donde se produce la página más negra de nuestro fútbol, el partido transcurría con normalidad.

Había marcado San Lorenzo el primer gol pero al término del primer tiempo Minilla logró el empate, a poco de iniciado el segundo tiempo Petronilo volvió a poner en ventaja a San Lorenzo, cuando el equipo de Gimnasia buscaba el empate ante una brusca acción de un defensor local, el encargado de impartir justicia, el arbitro Rojo Miró otorgó un tiro libre fuera del área cuando se había cometido un par de metros dentro de la misma, eso no fue nada, ante un avance de San Lorenzo pateó al arco Diego Garcia, el arquero Herrera contuvo la pelota en alto y si bien pisaba el interior de la valla aquella era mantenida notoriamente fuera de la línea del gol, fue en ese instante que el “juez” otorgó estando muy cerca de la jugada, el gol .

Esto desató la reacción y protesta airada de los jugadores de La Plata, que al comenzar el juego nuevamente y donde vieron claro el hecho de perjudicarlos, es entonces que ocurrió algo inusitado, siguiendo una instrucción sugerida de antemano los jugadores procedieron a sentarse en la cancha, y no oponiendo la menor defensa se limitaban solamente a sacar la pelota después de cada gol que San Lorenzo (finalmente campeón), convertía con facilidad, la parodia siguió por un rato, mostrando el árbitro su contrariedad que la actitud le producía, así sin terminar el tiempo reglamentario dio por terminado el partido retirándose rápidamente mientras los jugadores de ambos conjuntos se saludaban cordialmente.

Los jugadores platenses fueron despedidos con aplausos por todo los espectadores, que vieron en el viejo gasómetro de Avenida La Plata el despojo, el hecho terminó por cubrir a Gimnasia con una aureola de gloria casi tan grande como si hubiera ganado el campeonato.

Así se minaron las fuerzas del mejor equipo del torneo, que provocó la ira de los poderosos que notó como todos los aficionados que se estaba luchando contra una fuerza imposible de superar con buen fútbol y que provocaba la ira de los poderosos.

Gimnasia fue en 1933 un axioma en fútbol, un campeón sin corona que puso al descubierto los turbios manejos y los intereses que ya por aquellos años se manejaban.

Roberto G. Abrodos

 Arriba - Up

 


El paisaje en la época anterior a la fundación

Una visión de lugares hoy tan edificados y transitados.La zona donde hoy se encuentra la ciudad de La Plata estaba bastante afectada por la introducción generalizada del alambrado producto de las nuevas tecnologías y el molino de viento, también había echo su aparición el ferrocarril, como un símbolo de la revolución industrial y uno de los mayores generadores de transformaciones urbanas.

Es así que la década del 80 la transformación de la zona había sido total, los talares habían sido diezmados, las grandes hierbas de la planicie raleadas al igual que las gramíneas, desalojadas por las especies europeas invasora, especialmente el cardo, que muchos creemos como nativo de estas tierras.

Un relato de la época cuenta que para trasladarse por el pueblito de Tolosa “el carruaje tirado por tres caballos enjaezados a la rústica cruzaba los arroyos, se abría paso entre los cardales o zangoloteaba los terrenos arados…”.

Las lomas de la Ensenada se hallaban cultivadas principalmente con maíz, esto es comprobable a través de las descripciones de Spegazzini, y además en los restos de rastrojos de maíz en los terrenos arados y rastrillados que habían pertenecido a la estancia de los Iraola.

Las citadas lomas son hoy día fácilmente comprobables a pesar de los alisamientos realizados en días posteriores a la fundación de la nueva capital, por ejemplo en la zona de 8 y 51 o viniendo por diagonal 74 de sur a norte.

El sabio naturalista Carlos Spegazzini.Lo mas descriptivo es un escrito testamentario de Iraola que dice en una de sus partes: “…En esa área de terreno quedan comprendidos los siguientes casos: 99.000 árboles, un magnifico edificio de estancia, 22.400 varas lineales de alambrado de seis hilos, cuatro puestos valiosos con sus quintas y sembrados anexos, seis chacras completamente cultivadas…” y esto es solamente la referencia a las tierras que eran expropiadas para la construcción de La Plata.

Los que más se destacaba en esta llanura futura de la ciudad era el nutrido monte de eucaliptos que en una buena cantidad rodeaba el casco de la estancia de Iraola y que se completaba con algunas otras especies, como robles de los que aún se observan a la altura de las avenidas 1 y 53, todo esto es lo que hoy conocemos como el bosque platense.

Menos afectadas estaban por la transformación, las zonas bajas de Ensenada la zona con más intrusión la constituía la población que rodeaba a los saladeros, así como la cinta del camino Blanco, que descendía desde el albardón hacia la costa, quien se detuviera en el limite del monte de eucaliptos y mirara hacia la costa, veía el manto blando de los pajonales y duraznillares extenderse junto a la que se recostaba el pueblo de Ensenada y solo veía el manto amarillento sólo cortado por la cinta del camino Blanco hoy Rivadavia.

El sabio Carlos Spegazzini.Un testimonio por demás valioso para reconstruir los que eran estos lugares antes de la fundación lo aporta el sabio naturalista Carlos Spegazzini, quien visito la zono en calidad de perito higienista con el fin de aportar su dictamen acerca de las condiciones del sitio donde se instalaría la capital de la provincia.

Es así que es su diario personal dice que habiendo partido “del ilustre villorrio de las lomas de Tolosa…, a poco andar al trotecito de nuestros pingos, salvamos un bajo bastante cenagoso para costear en seguida la barranca de la loma de cinco a diez metros de altura (evidentemente aludiendo al albardón), la que no tarda en aparecer cubierta con una tupida arboleda de eucaliptos”…y agrega luego “alcanzando…el límite del bosque artificial, desembocamos en grandes rastrojos de maíz, que nos obliga a subir a la meseta, desde la cual se domina una inmensa extensión de campo bajo y en donde “el baqueano” Basterrica nos señala con el cabo del rebenque los negros montes de Santiago (la selva costera), los colosales ombúes de los López Osornio, los talas… y, por fin mucho más lejos, las chacras de la Magdalena”.

Esto es una visión de los lugares hoy tan edificados y transitados en donde se levanto en pocos años la ciudad de La Plata.

Roberto G. Abrodos

Arriba - Up
 


Maestra sin par

Mary Olstine Graham En homenaje a los maestros, bien vale la recordación de una de las educadoras convocadas por Domingo Faustino Sarmiento para que cumplieran con su deseo: “Educadores para formar educadores”.

Mary Olstine Graham había nacido en Saint Luis (Missouri) el 13 de agosto de 1842, realizando sus estudios en su ciudad natal.

Tenía 30 cuando recibió la propuesta de trasladarse a la Argentina, once años después de diplomarse como maestra. Fue para ella como un llamado del destino a su magisterio.

No debe de haber sido fácil para esta mujer dejar su terruño, separarse de sus padres tras un largo viaje, con todo lo que representa el cambio de idioma, de costumbres, pero nada de eso intimidó a esta docente en su decisión temeraria.

Aquí ocupó diversos cargos en la organización de nuestra Escuela Normal Nacional N°1 que se encontraba en la diagonal 77 entre 46 y 47, que posteriormente fue el lugar del Liceo Víctor Mercante. Allí empezaron a funcionar los cursos con un sistema educativo mixto. En 1895 elevó una moción sobre la necesidad de destinar la nueva escuela a la enseñanza exclusiva de la mujer, decía que “quien educa a una mujer educa a una raza”.

Los que la conocieron la evocaban así: "Alta, esbelta en su extrema delgadez; persona sencilla, pero de porte desenvuelto y elegante la cabeza erguida, el cabello blanco y fino como una diadema; la mirada penetrante, franca, recta; la boca hermosamente expresiva; las manos con esos afilados dedos medievales, que tanto dicen de aspiración y de amor; el andar ágil y rítmico; distinguida, única en medio de su fealdad”; tal era Miss Mary O´Graham, una vida consagrada a la educación.

Escuela Normal Nacional N° 1 En la escuela no había horas libres, ya que a la ausencia de un profesor, la misma Miss Mary ocupaba su clase con sus amplios conocimientos.

Su enseñanza era tan profunda, tan individual, tan personal, que hacía de cada escolar un eterno alumno de la vida.

Siempre decía "No es superior el que se adapta simplemente al medio, el que se deja teñir por él; superior es el que obliga al medio a adaptarse a él, siempre que, adaptándole, eleve la espiral de la vida".

Quince años abarcó la acción ejemplar de la gran maestra al frente de la escuela que Presidente Domingo F. Sarmientohoy lleva su nombre.

Trabajo sin descanso instruyendo en la disciplina y la cultura falanges de alumnas que serían a su vez maestras.

Miss Mary no alcanzó a conocer la nueva escuela de Avenida 51 entre 14 y 15, murió en su alcoba de la planta alta de la escuela el 10 de marzo de 1902 a los 60 años, día de la reapertura de las clases. El vocerío infantil fue el último rumor del mundo que escuchó. La ciudad entera lamentó su pérdida. 

En el año 1926, el Ministerio de Justicia e Instrucción Pública por decreto oficial designa a la Escuela Normal Nacional N°1 con el nombre de Mary O´Graham como un homenaje a quien todo lo diera por la vida de la escuela.

Roberto G. Abrodos

Arriba - Up


Ornamentos platenses, la memoria urbana


Los detalles ornamentales de edificios públicos y privados, difunden la historia y la riqueza arquitectónica que posee nuestra ciudad.
Esto plantea una mirada diferente, que no es habitual al peatón que transita por las calles.

Legislatura bonaerense por calle 7.La observación puntual de estos ornamentos, descubre un paisaje distinto, en esta proposición visual nos encontramos por ejemplo con el detalle de la Casa de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires ubicada en la manzana de las avenidas 51 y 53 y las calles 5 y 6. El proyecto fue elaborado por el Departamento de Ingenieros y completado por el arquitecto belga Julio Dormal.


Se construyó entre los años 1883-1889 ampliándose posteriormente. Pertenece al estilo renacimiento flamenco y fue declarado Monumento de Interés Provincial por Res. 36 el día 04/06/90.

Muy cerca de allí, el Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha ubicado en la manzana de 6, 7, 49 y 50 frente a Plaza San Martín, este hermoso edificio utilizado como estación de trenes, en un primer momento, tiene dos etapas la primera de 1887, donde el proyecto pertenece al Arquitecto italiano Francisco Pinaroli, la segunda etapa de transformaciones para adecuarla a lo que es el pasaje en la actualidad fue en 1928, estando a cargo la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas y los arquitectos Enrique Quinke y Mario Cooke, lo que muy pocos saben es que este último proyecto fue premiado internacionalmente en la exposición de arquitectura, en el Congreso Panamericano de Río de Janeiro del año 1930, el estilo, ecléctico con influencia del neo-renacimiento italiano y neoclásico francés de orden dórico.

Caminando hacia el centro geográfico de la ciudad, la plaza Moreno, el Palacio Municipal, ubicado su frente sobre la calle 12 entre 51 y 53 pertenece al estilo del renacimiento alemán, es un edificio fundacional proyectado por el Arq. Hubert Stier, que fuera profesor de la Escuela Politécnica de Hannover, Alemania, está protegido por la Ley Nº 10986 del 11 de octubre de 1990 que lo declaró Monumento Histórico Provincial.

Otro palacio que muestra sus ornamentaciones y llama la atención es el Palacio Legislativo, el lenguaje de su estructura pertenece al renacentista alemán, está incluido dentro de la inclinación eclecticista que fue la que predominó durante el fin del siglo XIX en la arquitectura argentina. Proyectado por los Arquitectos alemanes Gustav Heine y George Hägemann, su construcción comenzó en 1883 y por problemas económicos su culminación se vio postergada hasta 1888.

Pasaje Dardo Rocha en la actualidad.Para los que deseen realizar una sesión de fotografías de ornamentos este es el que más variedad tiene, si nos ocupamos de las edificaciones particulares, ellas con sus variados estilos columnas, frontis, esculturas, relieves, etc; nos marcan las distintas épocas por las que ha atravesado la cuidad, caracterizando y forjando mediante el patrimonio.


La aventura de la contemplación arquitectónica de nuestra ciudad nos lleva al pasado, entre líneas se pueden descubrir historias de las más variadas, en un ejercicio de la imaginación que puede resultar muy agradable.

Esta ciudad es rica en atributos culturales, debilitará su identidad si somos poco respetuosos del pasado forjado por nuestros antecesores. La riqueza patrimonial no pertenece a sector alguno, sino a toda la comunidad, así como su goce y su difusión, su tutela y su protección.

La ecuación Educar + Preservar + Conservar da como resultado que generaciones futura puedan seguir admirando el patrimonio.

Roberto G. Abrodos
 

Arriba - Up


 

El centenario de la Escuela 79 de Tolosa

Dr. José María Bustillo

 

 

El próximo 9 de julio de 2010

Tolosa tiene una historia que nace en 1871, aquel poblado que fundó Iraola, humildes fueron sus comienzos, la educación infantil era un problema para los hijos de las familias que allí comenzaron, algunas educadoras son recordadas por sus primeras enseñanzas en precarias escuelas. 

En este mes de julio para ningún tolosano va a pasar desapercibido que la gran escuela 79 que lleva el nombre de un insigne patriota como lo fue José M. Bustillo cumple 100 años.

Así fue como a partir del 27 de enero de 1907 el gobernador de la Provincia Ignacio D. Irigoyen, cumpliendo con la ley proyectada y promulgada por su antecesor el Dr. Marcelino Ugarte se comenzaba a transitar los primeros pasos burocráticos para que Tolosa contara con una escuela en Escuela 79, ayer y hoycondiciones, tan necesaria como lamentablemente postergada.

 
Los terrenos habían sido donados por el fundador y nominados como la manzana 19 del plano aprobado para la fundación del pueblo frente a la calle 115 bis entre 530 y 531 allí estaban emplazadas las viejas casillas de las escuelas número 23 y 24 endeble con muy poca comodidad para el desarrollo de fines tan importantes como la educación de la juventud.
 
En un marco emotivo y brillante como nunca antes había presenciado el incipiente poblado se realizó el acto de la colocación de la piedra fundamental, en aquel momento se hicieron presentes el Gobernador Irigoyen acompañado por sus ministros de Gobierno y Obras Públicas doctor Carranza y el ingeniero Echeverry, el Director General de Escuelas señor José M. Vega, el Comisionado Escolar doctor Eduardo Della Croce. Con tan buen augurio la adhesión del vecindario fue total y fervorosa, siguió la fiesta como era costumbre de la época con carreras de embolsados, subida al palo enjabonado.
 
Poco tiempo después se comenzó la construcción del proyectado edifico y su culminación demando más de tres años, finalmente la escuela recibió el número 79 y fue inaugurada el 9 de julio de 1910.
 
Así comenzó la función de la escuela y sus nobles deberes, con docentes que dejaron con esfuerzo para Tolosa y su zona de influencia, mujeres y hombres preparados para enfrentar la vida pero con valores, con conocimientos, algunos con renombre otros simplemente personas de bien que a su vez tuvieron hijos que también fueron a la querida Escuela 79 .
 
Así llegamos al centenario en este mes de julio. Con orgullo, los tolosanos debemos recordar y preservar la memoria del colegio y festejar, con la premisa que educar a nuestros hijos es un deber ineludible para soñar con una argentina mejor. 
 
Roberto G. Abrodos
 

Arriba - Up

 

Exigencias en los balnearios locales

Roberto G. Abrodos                                       
Indudablemente los tiempos han cambiado: allá por enero de 1925 el Intendente Municipal de La Plata, Miguel Morales, enviaba un proyecto de ordenanza al Concejo Deliberante con exigencias en los trajes de baños en los balnearios locales.
El texto indicaba que se prohibiese en las playas de los balnearios de Punta Lara y Palo Blanco, recreos de Isla Santiago o Isla Paulino y demás establecimientos o lugares de balnearios públicos o privados existentes o que en adelante se habiliten dentro de la jurisdicción del municipio, bañarse sin vestir traje completo de bañista. Quedaba absolutamente prohibido a los bañistas de ambos sexos, cualquiera que sea su edad, salir o regresar a las casillas de baños sin estar vestido del traje correspondiente, el cual deberá cubrir el cuerpo desde el cuello hasta la rodilla inclusive.
Quedaba igualmente prohibido a los bañistas detenerse en la playa sin una causa justificada. Todo bañista deberá observar la mayor compostura en sus modales y lenguaje. En caso de infracción a las disposiciones de este artículo, los bañeros o inspectores de playa pondrán a los infractores a disposición de las autoridades policiales, quienes a su vez darán cuenta a la Intendencia municipal, a los efectos de la aplicación de las penas correspondientes.
Asimismo, se fijaban como horas de baño las comprendidas entre las 5 a 12 y de 15 a 19, la hora de prohibición y suspensión de los baños se hará conocer al público y a los bañeros por medio de una bandera azul que se izará en el mástil de las playas y recreos de balnearios.
Las infracciones a las disposiciones de esta ordenanza, serán penadas con multa de diez a doscientos pesos moneda nacional o dos a ocho días de arresto según la gravedad de la falta. El Departamento Ejecutivo reglamentará la presente ordenanza para su más fácil aplicación. Es importante aclarar que en esa época la moda era tener la piel bien blanca y no era bien visto lo contrario.
 
 

Arriba - Up

Los veraneos en  Villa Elisa

Roberto G. Abrodos
 

Otra opción en los veraneos del pasado y a poco de fundada la ciudad de La Plata, en Villa Elisa, ¿pero de dónde su nombre?, Elisa Uriburu, hija de don Francisco Uriburu, uno de sus primeros pobladores, se había casado con don Luis Castells, otro de los fundadores del lugar. Don Luis Castells levantó su quinta y en homenaje a su esposa,  le dio al predio el nombre de “Villa Elisa”.

La quinta de Castells se extendía desde la plaza hasta Punta Lara y el nombre que se generalizó para bautizar con él a todo el pueblo que a su alrededor se fue formando. Pronto crecieron las arboledas y hubo sombras de casuarinas y magnolias y allí se destacó el parque Uriburu como una mansión señorial.

Luis CastellsEntre los primeros pobladores radicados en Villa Elisa con fastuosas quintas debemos recordar en primer término, a don Luis Castells, comerciante español muy afortunado en sus actividades, que llegó a adquirir esa popularidad que dan la multiplicidad de los grandes negocios y las especulaciones temerarias. Millonario, sus rasgos de prodigalidad y desprendimiento se comentaron en su época, no sólo por el valor intrínseco de los mismos, sino también por el carácter de espectaculares que en algunos casos tuvieron. Fue quien donó al gobierno de España, para sede de la Legación de nuestro país, el hermoso edificio de la calle Chacabuco en Buenos Aires, siendo recompensado por la Reina Regente con el título de Marqués y otras concesiones nobiliarias.

Poco después, en una fiesta patrocinada por la Sociedad de Beneficencia, pagó a ésta la suma de 10.000 pesos por la entrada de su coche a un corso de flores. En otra ocasión, estando en un banquete ofrecido en la ciudad de La Plata a la actriz española señora Tubau, y al que asistió un viejo actor Valero, le regaló a éste un cheque de 10.000 pesos, suma que el insigne intérprete dijo que, en aquellos momentos, cimentaban su felicidad. Estos y otros muchos rasgos dieron al Sr. Castells una posición de primera fila en la colectividad española en nuestro país. Falleció en su quinta de Punta Lara, el 25 de febrero de 1897.

Arriba - Up

 

Aquellos primeros tranvías

Roberto G. Abrodos
Al cumplirse el cincuentenario del retiro de los tranvías de la ciudad de La Plata, yo los recuerdos con mucho cariño, pero nada mejor que recordarlos con su historia, este simpático medio de locomoción nació casi con la ciudad misma. La primera línea que funcionó en nuestra ciudad con carácter de servicio público se inauguró el sábado 15 de agosto de 1885. La empresa a cuyo cargo que daba al transporte de pasajeros se bautizó como “Ciudad de la Plata”, y de su propietario era Don Manuel Giménez. El precio del boleto se fijó $0,088 (entonces circulaban los cobres de 1 y 2 centavos), pero el día de la inauguración todo lo que viajaron lo hicieron gratis. No obstante que los coches iban tirados por asuntos de muy buenos caballos, se utilizaban cuarteadores para ayudar al tranvía en las zonas más empinadas.
La estación terminal se hallaba 7 entre 64 y 65, al lado del mismo funcionaba un bodegón de Lebrero donde se reunía el personal de la empresa, el recorrido sería por 7 hasta plaza Italia, de allí llegaba a plaza Moreno ya sea por llegaba plaza Moreno, retomando por 51 hasta 7; cruzaba allí mismo la plaza San Martín y siempre en línea recta seria por 51 hasta 1. Un ramal bordeando la calle 52 se internaba en el Bosque para llegar hasta el dique; otro, de 1 y 55 corría hasta 1 y 44 para tomar allí diagonal 80 hasta 6 donde se encontraba la estación central del Ferrocarril Central de la Provincia (actual pasaje Dardo Rocha). De 6 y 50 salían vías para empalmar con las de 7 allí emplazadas.
La empresa de Giménez pionera del tranway platense, giraba con un capital de $250.000 y tenia establecida una estación en La Plata, una en la Ensenada, una en Tolosa, un gran depósito para materiales en la calle 47 esquina 6 y un terreno para potrero de los caballos.
La extensión de la línea que se explotaba alcanzaba a 16 km, y con lo que se estaba construyendo, alcanzaría a 20 km. Y movilizaba por ese entonces (año 1885) 8 coches cerrados, 10 coches jardineras y 25 zorras para cargas, El personal comprendía a 80 peones y 55 agentes administrativos. Se disponía de 254 caballos en servicio, y el movimiento mensual de pasajeros alcanzaba a 30.000.
En diciembre de 1886 tendíase en nuestra ciudad una nueva línea de tranvías y se hallaba ya en servicio la que pasaba frente a la catedral, seguía por el Departamento de Ingenieros, y bajaba por la calle 57 hasta la estación del ferrocarril pasando allí a la estación de tranvías, con una frecuencia de un coche cada 15 minutos, en el mismo año se libraba al público la línea de La Plata a Ensenada.
A la compañía de Giménez le sucedieron entre otras la de Botet, la de Vieyra, la de Panthou, la de Lascano y “La Nacional”, de Santiago Burotovich y Cía. Esta compañía estaba integrada por los señores Ataliva Roca, Miró y Hororio F. Luque. Más tarde fue de Monteverde y luego de Tetamanti. Mientras tanto le empresa de Giménez fue adquirida por una sociedad inglesa y a partir de entonces se la conoció com “empresa de los ingleses”, no obstante llamarse “La Plata y Ensenada”.
La Nacional tenía su estación en 70 entre 5 y 6, allí mismo donde estuvo la plaza Euskara con su cancha de pelota de mano. Los coches de esta compañía durante algunos años fueron tirados por mulas, motivo por el cual fue bautizado con el nombre de “la linyera”. Según los diarios de la época, fue el tranvía clásico de la calle 5 para las “coladas” de las pandillas de los barrios con rabieta para los mayorales. Enb septiembre de 1889, se aprobaban los estatutos de la licitación de tranvías, que fue acordada al señor Julio D. Panthou. El recorrido sería el siguiente: desde el límite de Los Hornos por la calle 60 y terraplén del Canal E, hasta el Río Santiago; desde la cabecera del Canal E por el camino de Unión, dique 1, calle 52, calle 120, hasta 1, por ésta hasta 60, desde 60 a boulevard de Circunvalación (calle 31), por éste, por 53 hasta 1, y desde 60 y 120, por esta última a la diagonal 73. En junio del 90 la compañía de tranways “Ciudad de La Plata” suprimía el que recorría el perímetro de las calles 7, 45, diagonal 74, 47, 13, 50, 12 y 51, porque no producía utilidades. Por ese mismo tiempo la empresa del transporte de la Ensenada introducía en el servicio una innovación de importancia, agregaba un caballo más la yunta que conducía cada coche ganando en velocidad.
El cuarteador: Era un hombre de a caballo, montaba sobre un gran recado y tenía siempre a mano su lazo con un gancho en la punta. Vestía como los gauchos de la campaña, bombachas, botas y espuelas. Antiguas publicaciones los describían como “…eran hijos del país, entrañudos, jinetes y tenorios. No se sabía bien de dónde venían; medio orilleros y medio malevos, tenían recios caballos, sus caballos no debían dar un tranco de más, ni el cuarteador efectuar un movimiento innecesario. Todo estaba medido y calculado con sobrada anticipación. Caballo y hombre cinchaban parejo. En la esquina quedaba el caballo con las riendas y los tiros sobre el lado izquierdo, prendidos de un gancho de la pechera. El hombre podía darse el entretenimiento de conversar o meterse en el boliche a comer. Cuando apareciera el tranvía, un “golpe” de cornetín avisaba se venía “con necesidad”. Si el coche estaba vacío o liviano, la corneta daba una nota, si venía muy lleno o con los animales pesados, dos toques agudos lo advertían.
Así esperaban la llegada del coche, cuando pasaba por allí, el hombre y el caballo se movían; aquel alzaba un pie y se trepaba al estribo delantero, en golpe impecable, este comenzaba a andar tomando el mismo paso de los otros dos que traían arrastrando el carromato. El tranvía ya estaba preparado con dos ganchos a los que se le adosaban los tiros justo en ese momento el caballo pegaba el envión, ta n notable, que los pasajeros sentían el tirón. Los caballos se afirmaban sacando chispas a los adoquines y en tanto podía escucharse al mayoral y al cuarteador saludarse con algún monosílabo malevo o gringo, y continuar el dialogo trunco de alguna broma iniciada dos horas antes, en el viaje de la otra vuelta.
En la calle 4 de 8 a 7 existía una pronunciada subida, y era necesario ayudar a los coches a trepar aquel repecho, más si se le sumaba tiempo lluvioso. Pero allí estaba siempre vigilante el cuarteador, listo a prestar su función. Luego vino el tranvía eléctrico, se realizaron los ensayos en 1892, pero el temor de los pasajeros a ser electrocutados, sumado al chisporroteo del trole y las ruedas, hizo que la ciudad continuara con el tranvía a caballo hasta 1910.

Arriba - Up