Testigo de la Historia

 

 

Tolosa fundada en 1871, espectador privilegiado de
todos los grandes cambios que se han producido en la zona,
principalmente el de la fundación y construcción de la nueva capital, aportando albergue y solaz a los obreros que construyeron la ciudad de La Plata.

 

 

 

Martín José Iraola

Martín J. Iraola era hijo de Gerónimo Iraola casado con una Pereyra. Al fallecer su padre sus bienes pasaron a su poder, en condominio con su hermana, casada con su primo Don Leonardo Pereyra.

Diversos motivos lo llevaron, no por casualidad, con acierto a lotear una fracción de tierras en las “Lomas de Ensenada” que en el transcurso de un breve tiempo se formó un pequeño pueblo al que llamó Tolosa, en recuerdo al lugar donde había nacido su padre en España.
Algunas causas, llevaron al vasco Iraola a fundar un pueblo en 1871.

En primer lugar, la gran epidemia de fiebre amarilla que martirizó a Buenos Aires en los primeros seis meses de 1871, donde una tercera parte de la población inició un éxodo, trasladándose a los pueblos vecinos de Belgrano, Morón Flores, San Isidro y otros lugares que distaran del centro del contagio. Una cosa era segura todos huían escapando de la muerte.

Esta triste realidad trajo como consecuencia que se cerraran por Ley los saladeros y graserías ubicados sobre el Riachuelo por considerarse que constituían un foco de contaminación por los desagües hacia esa vía de agua.

Antonio Cambaceres y Juan Berisso instalaron por esta causa sus saladeros en Ensenada y en lo que después sería la ciudad de Berisso.
No es extraño pensar que esta circunstancia haya incidido de alguna manera en el ánimo de Iraola a tomar la decisión de fraccionar una parte de sus tierras para fundar en ellas un pueblo, solicitando permiso a las autoridades.

Plano de TolosaTambién y casi con seguridad otro motivo podría ser el hecho de la visita efectuada el 25 de marzo de 1870 a la Ensenada del presidente Domingo F. Sarmiento invitado por el ingeniero norteamericano Guillermo Wheelwrigt que impulsaba el ferrocarril al puerto de Ensenada, cosa que finalmente consiguió el 31 de diciembre de 1872 en las márgenes del Río Santiago en la estación que se encontraba junto al actual club de Regatas La Plata.

Todo este panorama daba claras promesas de un mayor movimiento de obreros y la conveniencia de dar refugio a conductores de carretas, pasajeros o hacienda en tránsito.

Pedido de autorización: El 10 de octubre de 1871 se presento al Superior Gobierno de las Provincias, iniciando así un expediente que fue caratulado así"Expediente promovido por Martín J. Iraola, en 1871, a fin de que se autorice la fundación de un pueblo en las "Lomas de Ensenada", conforme al plano y que el nuevo pueblo se llame Tolosa".

Firma de Martín Iraola

Tolosa fue fundada el 7 de julio de 1871, esta fecha fue por muchos años considerada la fecha de fundación cosa que más tarde, en base a investigaciones y tramites se llego a la conclusión de que no era, cosa que más adelante veremos.

 Up-Arriba

Primeros Habitantes

 

Según el Libro del Dr. Laborde "Breve historia de Tolosa" del cual se extraen estos datos, los primeros pobladores de este nuevo pueblo fueron:

Domingo Parodi: Vino desde Francia en el año 1866, a la Ensenada. Se radico en Tolosa en 1873. Desde 1867 a 1771 fue Juez de Paz en Ensenada y tuvo a su cargo en 1871 la división y subdivisión en lotes del pueblo en compañía del Ing. Germán Kuhr y el mayordomo del señor Iraola, Eduardo Miche. Fue el fundador de la primera escuela que , bajo la dirección de Don José J. Odriozola, funciono en calle 2 y 36 en el año 1875.

Roberto Parks: Fue jefe de la estación Tolosa. Desde el año 1882, estación que se hallaba entonces en lo que hoy es el pasaje Dardo Rocha, inaugurándola y permaneciendo en ese puesto hasta 1884, en que paso a Tolosa (la actual) hasta 1890. Tras un paréntesis en que se desempeño otros cargos, se le nombro nuevamente jefe de la estación Tolosa en 1899, hasta 1920 en que se jubilo. Formo parte de varias instituciones de fomento del pueblo.

Eugenio Maggi: Fue el primer constructor que tuvo Tolosa, pues vivió en ella desde su fundación. Hasta 1880 había construido 11 edificios y siguió su obra en la zona en que se fundo la ciudad de La Plata, murió en 1919.

Guillermo Rifourcat: Desde 1866 estuvo radicado en la zona que luego se llamaría Tolosa, con una gran tropa de carros de los que se sirvió el Sr. Iraola para transportar arena desde el lugar conocido por el ventoso, hasta Plaza Moreno, siguiendo por la calle 1 de 528 a 51 y por ésta hasta la plaza, a fin de construir un camino que habría de seguir la comitiva que concurriría a la fundación de La Plata.

También transporto con carretas que pertenecían al Sr. Iraola y que mandaba el Sr. Pereyra los eucaliptos que se colocaron a lo largo del camino. El Sr. Rifourcat vivía en 532 N° 139 (115 y 116).

Eduador Miche: Vino al país el 7 de enero de 1860, nombrandosele, el 16 de octubre del mismo año, mayordomo general de la estancia de Don Martín Iraola, dirigió la plantación de eucaliptos desde 1 y 528 a Ringuelet; de 44 a 60; de 1 a 120, cooperando con el trabajo el Sr. Carlos Saliche.

Después de fundado el pueblo de Tolosa y de la donación y venta de tierras, se retiro de toda actividad, yendo a vivir a 1 y 528 y más tarde a la calle 531 y 115 bis. Falleció el 22 de febrero de 1890 a los 65 años. En esa casa vivieron también Deolindo Campoamor y familia, Guillermo White, miembro del Directorio del Ferrocarril del Sur y la familia Bauer, naciendo allí el ingeniero Conrrado Bauer.

Fernando Miche: Vino a estas tierras en el año 1864, ocupándose de negocios varios, hasta que en 1874 se estableció con un almacén de ramos generales en la calle 1 esquina 530. Lo mantuvo hasta 1882 en que inauguró un negocio de confitería y billares con el nombre de "Plaza Iraola" hasta el año 1903, en que lo vendió y se dedico a la vida privada.

En el año 1884, el 11 de febrero, fue nombrado miembro de la comisión encargada del arreglo de la plaza y junto con el señor Saliche, diseño los trazos de la llamada "Plaza Martín Iraola".

Falleció el 16 de diciembre de 1923 en la casa de 1 entre 529 y 530.

Juan B. Fachan: Vino al país en 1860; radicando en Ensenada y luego se estableció con una panadería en el paraje conocido como las Barrancas de Ensenada en la calle 33 y 121, fundando un negocio con el vecino juan Bautista Barragué, que residía en la calle 35 y 1.

Al llegar a esta Fachán, el pan no se conocía. El alimento de los que por aquí vivían, era mate amargo, asado y fariña, al principio le costo mucho que aceptaran su mercadería, pero logro imponerla de tal forma que debido a su clientela cada vez más numerosa, tuvo que instalar la panadería en un local más amplio, en la calle 1 entre 35 y 36 llevando el negocio la firma "Fachan y Barrague".

Murió a los 86 años de edad en su residencia de la calle 36 entre 1 y 115.

Casa de CampoamorFrancisco Alejandro Puppo: Nació en Ensenada el 4 de octubre de 1854, su abuelo fue practico marino, siendo reconocido sus servicios por el Virrey Sobremonte.

El señor Puppo inició sus estudios en le Colegio nacional de Montevideo en 1865, siendo director del mismo el general Justo José de Urquiza, regresando en 1870, A su llegada, se ocupo en el negocio de su tío Aniceto Maurelli, que tenia carnicería en la calle 529 y 121.

Gervasio Campoamor: Llego a Tolosa procedente de Quilmes. }en 1872 abre la primera casa comercial de ramos generales en la calle 1 y 531 (hasta hace poco tiempo se veía en la ochava del frente la fecha de su fundación) tenia su domicilio en la calle 1 entre 531 y 532 N° 88 donde vivía con su esposa Felipa Rodríguez y sus hijos Evangelina, Rogelia,Deolindo y Antonio Gervasio.

Presto su cooperación a todo aquello que significara progreso para el pueblo, fue así miembro del primer Consejo Escolar de la Ensenada en 1875; presidente de la primera comisión constituida en Tolosa para la construcción de una escuela.

Gestiono y obtuvo las nivelaciones de la calle 1 desde 32 a 34 y la construcción de los muros de contención de ambos lados de la vía. Formo parte de varias comisiones vecinales, incluso la que diseño y construyo la Plaza Martín Iraola Fue electo concejal en 1895. Falleció el 15 de Setiembre de 1902.

Manuel Carvallo: Nació en España en 1854. vino al país en 1874. Ingreso al ferrocarril de la Provincia, siendo uno de los primeros maquinistas que corrían trenes antes de la fundación de La Plata y que llevaban los materiales de construcción necesario para la edificación de la nueva ciudad.


Fue miembro fundador de la Fraternidad, en 1187 (Sociedad de maquinistas del ferrocarril) juntamente con José Molinari, Vicente Pérez, Ignacio Bertoloni y otros. Durante los años de trabajo en el ferrocarril fue limpiador de máquina, foguista y maquinista. Se acogió a los beneficios de la jubilación el 1º de mayo de 1917, después de 4
3 años de servicios. Murió el 23 de julio de 1918.

Up-Arriba

 

Tolosa

Francisca J. Valenzuela

y

Estación Tolosa Sud 

de

Cristina Alfano

 

Tolosa

 

 

Casas bajas, casi iguales, con un jardín florecido por las manos maternas en diario ritual. La Iglesia, la escuela, centro de primera comunidad, donde estructuramos nuestra cultura intelectual y religiosa.

¡Cuánta ternura madura, cuánto asombro inédito! Todo es trascendente; nada es más importante que el don de la vida.

El castillo encantador se construye con hierbas frescas el pináculo de la gloria, la rama más alta. El día es claridad de sol y la noche en plata de luna resplandecen alumbrando los viejos juegos, para nosotros siempre nuevos, cada vez. El grupo de niños juega a la bolita, al vigilante-ladrón. Hay tanto campito para remontar el barrilete, tanto potrero para hacer malabares con el fútbol; hay tanta dignidad en el varón para sumir su sexo.

Un firmamento igual y distinto cada noche nos hace marco a las niñas; ondulantes, danzamos y cantamos: "Hacen así, así las coquetonas". Los niños conectan a los padres las familias se vinculan. No necesitamos de la radio ni de la televisión para comunicarnos.

Los días de verano se desperezan en largas siestas. Las noches invernales no aterrorizan con sus truenos. Bajo el calor y el frío son símbolos de trabajo los maquinistas con sus canastos de mimbre rumbo a la estación de ferrocarril.

Lampara de señallesSomos sencillos, felices en la me medida que se conoce la felicidad en la tierra. Somos capaces de gozar la vida y los sueños de la vida. Bebemos el polvo de la huella que levanta la rueda del carro. Padecemos ansiedad de distancia; nos conformamos con el permiso para ir a la "vía muerta" o al molino de "La Julia".

Conseguimos emociones al sentir crujir bajo nuestros pies la arquitectura del puente, conmovida por el paso del rápido a La Plata. las fiestas de fin de año se celebran con travesuras de cohetes y los infantes conseguimos con las luces de bengala, hacer bajar por un instante nada más, el cielo a la tierra.

El escenario es doméstico: sobre el mantel planchado con almidón, las manos realizan la coreografía de atraer y repartir la sidra, la fruta seca, el pan dulce. Las campanas de la parroquia repican a las doce,sones de paz. El brindis, Nochebuena con regalo de besos paternos y coros de hermanos, sin olvidos: Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad, la emoción desborda nuestro contorno humano.

Participamos del momento histórico que vivimos: advertimos la conmoción de los hechos políticos del año treinta y no somos abstractos espectadores del estallido de la segunda guerra mundial.

Tolosa tiene un arroyo de aguas oscuras surcadas de horas sin marcas en una expectativa adolescente de piques de anzuelos y tiene como el poeta, un río distante que es cercano, cuando apaga el ardor de la piel joven, Los personajes místicos pobladores de las catedrales verdes de "los pinos" se diluyen hoy en figuras borrosas de alcohol y de miseria.

Crecemos en el tiempo de la orilla; sin embargo una infancia substancial nos hace deslumbrados de fe y esperanza. Partir no es irse. Prendidos de nostalgias, arribamos en regreso, la senda de los años no nos deja intactos de dolor, lloramos a amigos, a hermanos. Sentimos la incomprensión de algunos, las circunstancias no cambian el sentimiento bueno, nos absolvemos del rencor, es tan corta la vida y tan larga la muerta.

Nominados de amor construimos futuro. Como antes, como ahora, las lanzas estridentes de los silbatos de los trenes abren brechas en la calma pueblerina, más no destruyen la magia evocadora del paisaje azul recortando la torre de la iglesia, ni las tardes de la plaza rosadas de romance.

La simbiosis de tiempo y espacio enmarcan la completud de nuestra existencias incrustadas en otro tiempo inaugural de niñez y adolescencia tolosanas.

Francisca J. Valenzuela

 


 

Estación Tolosa Sud

 

Me paré en tus oxidados escalones Con los ojos clavados en las vías Las mismas que me alejan y me acercan Golpeándome, sin piedad, con sus durmientes Para que todos los recuerdos se despierten.

 

Cerré los ojos y los abrí rápidamente Frente a mi se encontraban tus Estación Tolosagalpones Más allá tus trenes y vagones Que cansados de rodar, ya sin asientos Han quedado recostados En los verdes pastizales para siempre

Y giré mi cabeza bruscamente Y me pareció ver intacta La Escuela de Cadetes Que a tu vera policías adiestraba Y poniéndome en punta de pié Hasta mi escuela 31 divisaba.

La campana lejana del tranvía Hace que mire de repente hacia otro lado Y te veo: Marta Kosta, Redaelli y el "colo"Albano Y a Roasio a Massino e Irigoyen, Jorge Huergo, Los Cirones y cuantos otros que sus nombres no recuerdo.

Estación Tolosa Sud son tus ladrillos Cada día que ha pasado de mi vida Y tus vías son mis hijos que se expanden Insolentes por la vida, Ignorantes de tanta felicidad vivida.

Estación de Tolosa para siempre Estación de Tolosa no me dejes Que no me impidan seguir viendo tu puente Que me lleva, que me trae y me devuelve A mi niñez y floreciente adolescencia.

Estación de Tolosa deja que pasen Los trenes de carga y pasajeros Y dale un empujón a la zorrita Para que saque de paseo a mis recuerdos.

Cristina Alfano  

 

 

TOLOSA
Página: 1 2 3 4 5 6 7 8 9
  ------------ -  ---------

 

Free counter and web stats